“El Misterio de Sierra Espuña”, más que un cuento