“Potenciar la gestión de los montes puede ayudarnos a combatir situaciones como la del coronavirus”

"Como consecuencia del nivel de desarrollo que hemos alcanzado, no estamos acostumbrados a las cosas que se nos presentan sin avisar ni esperar, como la actual pandemia de coronavirus, que alteran sustancialmente e incluso quiebran nuestro ritmo de vida". Así comienza el último artículo de opinión del presidente de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE), Francisco Carreño, con motivo del Día Internacional de los Bosques, y del que nos hacemos eco en este espacio.

"Si estuviésemos más ligados al territorio forestal y a nuestro entorno rural, nos daríamos cuenta que frente a los acontecimientos de este tipo, acaecidos a lo largo de toda la historia de la Humanidad, estaríamos mejor preparados para superarlos.

Estamos atrapados en un sistema urbano, de consumo y de liquidación de los recursos disponibles. Deberíamos volver a fijarnos en la Naturaleza y en su resiliencia. Esto es, en su capacidad de adaptarse para sobrellevar y vencer a los cambios que se producen. Y ser capaces de desarrollar una actividad más diversa, como la gestión del territorio, y en concreto de los territorios forestales, donde las generaciones anteriores estaban acostumbradas y tenían mecanismos para defenderse, frente a las alteraciones que ocurrían.

La pandemia por coronavirus es una amenaza más para la Humanidad. Como sucedió con todas las anteriores, no lo teníamos previsto, pero algo así podía suceder en cualquier momento. Nos alejamos de la Naturaleza y, sin embargo, acercarnos mucho más al territorio puede ayudarnos a combatir estas situaciones, que siempre han sucedido, suceden hoy, y sucederán en el futuro.

Este sábado, día 21 de marzo, celebramos el Día Internacional de los Bosques, una oportunidad para darnos cuenta de la importancia estratégica que tienen nuestros montes, que suponen más de la mitad del territorio nacional. El reconocimiento y apoyo a quienes los gestionan nos ayudará a preservar y potenciar todos los bienes y servicios que generan, tangibles e intangibles, fudamentales para la sociedad, tales como el ciclo del agua, el ciclo del carbono, biodiversidad, lucha contra la erosión, etc. Cumpliendo a su vez dos funciones capitales: Que haya actividad económica, con lo cual contribuiremos a que la población permanezca en ellos, y generar bienestar social.

COSE defiende la diversidad de ecosistemas donde las personas son parte de ellos, frente a la homogeneidad del mundo urbano, que nos hace más vulnerables. La pandemia del coronavirus es también un aviso para que luchemos contra la despoblación del mundo rural".