Las dos trufas negras de Soria subastadas en Madrid Fusión alcanzan los 9.100 euros

subasta de trufa negra Diputación Provincial de Soria

La Subasta de la Trufa que patrocina la Diputación Provincial de Soria en el marco del congreso Reale Seguros Madrid Fusión desde hace unos años, se ha convertido en cita ineludible de chefs internacionales y un escaparate único de promoción de la trufa negra soriana. En la subasta de la edición 2019, celebrada este martes 29 de enero, se han presentado dos impresionantes ejemplares, de 450g y 250g, que han sido adquiridos por 5.100 euros y 4.000 euros respectivamente. 

Los ejemplares ha sido donados por la Asociación de Truficultores y la Asociación Forestal de Soria (ASFOSO), que cada año colaboran con la institución provincial en este evento que consigue colocar a Soria en el mapa internacional de la gastronomía. La recaudación se destina a la Fundación Luis Guanella, que emplea los fondos obtenidos en la inserción laboral de mujeres en riesgo de exclusión social.

Puja vibrante

La primera trufa, de 450 gramos, ha ido a parar al cocinero italiano Andrea Tumbarello, del restaurante Don Giovanni de Madrid, que se ha convertido en un asiduo a la subasta de la trufa negra de Soria y ha alcanzado los 5.100 euros. Por su parte, el segundo ejemplar, de 250, se lo ha llevado un grupo de cocineros de La Rioja por 4.000 euros. En concreto, Francis Paniego (del restaurante Echaurren, de Ezcaray), Fernando Saéz (Heladería Della Sera, en Logroño), Lorenzo Cañas (La Merced, también en Logroño), Ignacio Echapresto (Venta Moncalvillo, en Daroca de Rioja), Iñaki Murúa y Carolina Sánchez (restaurante Íkaro, Logroño)º han sido los restauradores que se han alzado con la segunda trufa, que irá destinada a una cena solidaria con la que se pretenden recaudar fondos para la Institución de Cocina Económica de Logroño que trata de ayudar a los más desfavorecidos.

Andrea Tumbarello, un incondicional de la Subasta de la Trufa considera que “Soria es el templo de la trufa” y por ello pujar en la subasta “bien merece un esfuerzo y aún más si así también se contribuye a una buena causa”, señaló en Madrid Fusión. Este año Tumbarello ha encontrado unos duros competidores: no sólo por parte de los cocineros riojanos, sino también por parte del cocinero Estrella Michelin Óscar García, del restaurante Baluarte (Soria) y de las bodegas Abadía Retuerta, cuyas pujas contribuyeron al alza del precio de ambos ejemplares.