La Red Estatal del Castaño toma contacto directo en Italia con expertos europeos para salvarlo de la avispilla

Marradi, en la región de la Toscana italiana, acogió la semana pasada una nueva edición del Encuentro Europeo de la Castaña, al que acudieron en representación de España miembros de la Red Estatal del Castaño y de sus equipos técnicos, con el objetivo principal de confirmar la efectividad de la metodología seguida en el país transalpino para superar la plaga de la avispilla, desde que en el año 2009 se tomara contacto con los equipos de investigación italianos ante la previsión de la llegada de la amenaza a la Península.

La Red Estatal del Castaño se lamenta en un comunicado de que no asistiera al encuentro "ninguno de los investigadores responsables de evaluar la afección a la biodiversidad del uso Torymus sinensis, ni de los grupos que se oponen a la autorización del uso del mismo como método de control biológico, y de esta manera poder conocer de primera mano las líneas de investigación y los resultados obtenidos por los científicos europeos más importantes".

Prestigiosos investigadores y entomólogos italianos dan por superada la plaga de la avispilla en Italia, donde aún quedará trabajo por realizar y convivir con la misma en los próximos años, pero donde el castaño se  ha salvado y con ello todos los valores naturales, de paisaje y biodiversidad que con él van asociados.

Italia llegó a perder casi el 100% de la cosecha en años pasados, lo que pudo haber supuesto el fin del castaño en la Península italiana si no hubiese sido por la rápida y combinada respuesta del sector, investigadores y administraciones, que contribuyó a facilitar las sueltas de Torymus sinensis en los castañares afectados. Según la Red Estatal del Castaño, los investigadores italianos han mostrado su sorpresa ante las dificultades que muestran las autoridades responsables en biodiversidad de España para autorizar la suelta masiva de Torymus sinensis, puesto que no han identificado, después de los estudios realizados en los hábitats italianos, similares en el ámbito mediterráneo a los españoles, riesgos ciertos para la biodiversidad, teniendo en cuenta además, que no se pueden poner puertas a la naturaleza y el Torymus llegará finalmente de forma natural. Por todo ello, la Red considera que "no se puede permitir el riesgo de arruinar a miles de familias y perder un hábitat que alberga una enorme riqueza desde el punto de vista entomológico y de biodiversidad en general".

Sin embargo, según el comunicado, España sigue lejos de garantizar la conservación del castaño, continuando sin autorizar el único método que puede conservar este hábitat de interés comunitario, y que tanta importancia tiene para el medio rural de montaña en España.

El castaño, sector estratégico

Así desde la Red Estatal, se solicitará que se considere al castaño como sector estratégico para las zonas desfavorables de montaña, ya que son territorios deprimidos desde el punto de vista socioeconómico, y la castañicultura puede revertir esta situación, como ocurre en Italia, donde el castaño contribuye a vertebrar las economías de montaña.

Desde la Red Estatal del Castaño se recordará al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente la necesidad de la puesta en marcha de las medidas previstas para la erradicación y control de esta especie invasora mediante la ejecución de un programa de control biológico, único método que se ha revelado eficaz hasta la fecha para el control de este insecto, tal y como han aseverado los expertos reunidos en Marradi.

El castaño, que actualmente ocupa una superficie superior a las 300.000 hectáreas en nuestro país, es una de las especies cuyo aprovechamiento más recursos genera en las áreas donde está presente. La recogida y comercialización de la castaña es una de las actividades que más beneficio genera en las zonas productoras para sus habitantes  gracias a la venta del producto en fresco y a la importante industria transformadora dependiente del mismo, que tanto empleo genera. Además no se deben olvidar otras actividades ligadas al sector de las cuales dependen centenares de empleos, como es el de los viveros de producción de planta y del sector de la máquina – herramienta que estaba tomando cierto impulso en el desarrollo de bienes para la modernización del sector. Por tanto, apuntan desde la Red, "la pérdida de producción de castaña puede representar a nivel nacional no solo una pérdida ambiental y paisajística irreparable, sino también la pérdida de puestos de trabajo y de generación de rentas en el medio rural de nuestro país, algo imperdonable en el estado actual de nuestra economía".

La Red Estatal del Castaño insiste en la urgente necesidad de adopción de medidas y en evitar la pérdida de tiempo. La experiencia acumulada en las regiones de Italia o Francia en los pasados años debe aprovecharse para minimizar las afecciones en España, señalan. La inmediata puesta en marcha de las diferentes actuaciones que se pueden realizar para controlar la propagación de la plaga, si se realizan con celeridad, tendrán un coste mucho menor que si se espera a la extensión a todas las zonas productoras, reduciendo igualmente la repercusión económica y los daños colaterales de su extensión. El castaño, ya afectado por otras plagas y enfermedades, ha sufrido una importante regresión en las últimas décadas, por lo que esta nueva plaga puede suponer la puntilla final y  suponer la pérdida de este valioso recurso para las generaciones venideras.