La reconstrucción tras la COVID-19: los bosques son parte de la solución

La reconstrucción tras la COVID-19: los bosques son parte de la solución  Cesefor

El director adjunto del Departamento de Silvicultura de la FAO, Ewald Rametsteiner, se ha referido recientemente al papel que ha de representar la gestión de los bosques en la reconstrucción tras la pandemia COVID-19, aún en expansión en muchos lugares del mundo. Precisamente en muchos de esos territorios, los bosques suponen tradicionalmente la única fuente de recursos de las personas que habitan en su entorno.

La reducción del compromiso con una producción y comercialización de la madera legal y sostenible y la deforestación son algunos de los peligros de una recuperación socioeconómica que no tenga en cuenta a los bosques como parte de la solución. A continuación reproducimos el artículo de opinión de Ewald Rametsteiner, cuya versión original (en inglés) puede consultarse aquí:

A medida que la COVID-19 continúa extendiéndose por todo el mundo, los bosques y las comunidades forestales están sintiendo la presión. Los bosques ya son una fuente de alimentos, ingresos, combustible y refugio para cientos de millones de personas en todo el mundo. Y cuando los tiempos son difíciles, muchas más personas en las zonas rurales acuden a los supermercados de la naturaleza. Lo hacen para satisfacer sus necesidades básicas y para crear ingresos alternativos, como buscar alimentos silvestres y recoger combustible para cocinar.

Esto es particularmente relevante ahora, cuando las perturbaciones del mercado debidas a la COVID-19 están afectando a los medios de vida de unos 45 millones de personas empleadas por pequeñas y medianas empresas forestales en todo el mundo. Estas empresas constituyen alrededor del 80-90 por ciento de los negocios forestales, tanto formales como informales. Se están perdiendo empleos e ingresos, mientras que al mismo tiempo los jóvenes están regresando a las zonas rurales desde las ciudades.

A medida que los países se centran en la recuperación de la pandemia, existe el peligro de que reduzcan su compromiso con la producción maderera legal y sostenible, lo que podría anular los logros obtenidos con tanto esfuerzo a nivel nacional e internacional. Sin una aplicación vigilante de la ley, se producirá un aumento de las actividades ilegales y las prácticas fraudulentas en el sector maderero, un incremento de los conflictos de tenencia y el debilitamiento de las actividades de vigilancia independiente sobre el terreno.

Es evidente que debemos adoptar medidas para impedir que COVID-19 invierta décadas de los progresos lentos pero duramente conseguidos en la reducción de la deforestación y el impulso de la producción y el comercio sostenibles de productos forestales. El aumento de las tasas de deforestación sería un grave revés para los esfuerzos por cumplir los objetivos de emisiones, que ya están muy atrasados.  

Lo que es más importante, debemos reconocer que los bosques son parte de la solución. Bien gestionados, los bosques son una fuente de prosperidad económica y desarrollo sostenible y tienen un papel clave que desempeñar en la recuperación social y económica tras la pandemia COVID-19.

Propuestas de FAO a los decisores políticos

Así pues, ¿cómo podemos reconstruir mejor, tanto con y para los bosques sostenibles? Los representantes de los gobiernos y los responsables de la silvicultura de todo el mundo se reúnen virtualmente esta semana [por la semana del 22 de junio de 2020] para responder a esta pregunta durante el seminario web de la Semana Forestal COVID-19, 'Reconstruir mejor: COVID-19 contribuciones del sector forestal para la recuperación de la pandemia', organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Y algunos pasos ya están claros.

La comunidad internacional y los gobiernos deben reconocer el papel fundamental de los bosques para asegurar los medios de subsistencia, en particular para muchas de las personas más pobres del mundo. Deben garantizar que se respeten los derechos de las comunidades vulnerables. Al mismo tiempo, es preciso salvaguardar los progresos realizados en la consecución de los objetivos relativos al cambio climático y al desarrollo mundial.

Debemos apoyar a las comunidades que dependen de los bosques para que se protejan y se hagan más resistentes. Una forma concreta de hacerlo es proporcionar a las comunidades locales medidas de asistencia que paguen a los trabajadores jóvenes y desempleados para restaurar los ecosistemas degradados en la comunidad y sus alrededores, por ejemplo, mediante la plantación de árboles. Esto no sólo ayudaría a recuperar las tierras productivas, sino que, si se ejecuta correctamente y a escala, también se restauraría la biodiversidad y se crearía un almacenamiento de carbono en los suelos.

Debemos mantener el impulso en el apoyo a la ordenación forestal comunitaria y a las pequeñas empresas emprendedoras que proporcionan productos legales y sostenibles. Hacerlo es una solución estratégicamente sólida y sostenible. Esto implica el apoyo a un mejor acceso a los mercados.  También implica protegerlos contra la afluencia de productos ilegales en el mercado y mantener la aplicación de los reglamentos acordados internacionalmente sobre la madera talada legalmente.

Por último, también debemos reconocer que los bosques con una biodiversidad reducida, un comercio insostenible de fauna y flora silvestres, una deforestación generalizada y la degradación del paisaje crean riesgos para la salud.  De hecho, la mala gestión de los paisajes forestales y de las especies de fauna silvestre asociadas a ellos se ha asociado con la propagación de virus y otros patógenos que amenazan a los seres humanos, incluidos el virus del Ébola, el VIH/SIDA y el virus Zika. Por lo tanto, el mantenimiento de bosques sanos debe formar parte integrante de las estrategias para reducir el riesgo de futuras epidemias.