Forest LidaRioja avanza en la elaboración de la cartografía de modelos de combustible

sensores remotos, Light Detection and Ranging,combustible forestal, biomasa, Cesefor

Desde finales de 2018, el grupo operativo ForestLidaRioja ha comenzado una campaña para elaboración de la cartografía de modelos de combustible de La Rioja.

Las parcelas de campo se han diseñado para la obtención de información detallada que sirva de base para la caracterización de los combustibles forestales. Estos datos se están utilizando para la generación de algoritmos de decisión que permitan la identificación de modelos de combustible a partir de los datos LiDAR 2016.

El objetivo es la generación de una cartografía de alta resolución, espacialmente continua, con un tamaño de pixel de 25 m, que identifique los modelos de combustible según la clasificación de Rothermel o NFFL (Northern Forest Fire Laboratory, del USDA Forest Service de EEUU), adaptada por el antiguo ICONA para las masas forestales españolas, que el sistema utilizado por el Servicio Forestal del Gobierno de la Rioja. Estos mapas proporcionan datos esenciales tanto para la planificación de actuaciones preventivas de gestión del combustible como para los operativos de extinción, ya que son parte de la información de entrada requerida por los simuladores de incendios para la predicción del comportamiento potencial del fuego.

Las parcelas de inventario se han localizado en ecosistemas representativos de los distintos tipos de vegetación de La Rioja, incluyendo masas arboladas de las principales especies forestales, y zonas desarboladas de matorral y pastizal. Los datos LiDAR proporcionan información tridimensional de gran valor para analizar la estructura de la vegetación, tanto a nivel de cantidad de combustible existente como de su distribución espacial. Para poder comparar con precisión con la información derivada del procesado LiDAR, se ha utilizado GPS submétrico en el levantamiento de las parcelas, lo que asegura la correcta identificación espacial de la nube de puntos y la información de campo.

El trabajo se realizará en dos fases: calibración y validación. Actualmente se está terminando la primera fase, en la que ya se ha obtenido un primer ajuste de los algoritmos para la asignación de los modelos de combustible (en la figura, ejemplo de la cartografía provisional generada para el término municipal de Enciso), y que se espera mejorar cuando se complete la información de las parcelas de campo. En la segunda fase, se realizará una validación de la cartografía de modelos de combustible generada a partir de una muestra adicional de parcelas de campo, independiente de la utilizada para el ajuste de los algoritmos de asignación en la fase de calibración. De esta forma, se obtendrá una cartografía actualizada, fiable y detallada de los modelos de combustible de toda la región.