Fafcyle pide a los partidos de Castilla y León un “pacto por los bosques”

pacto por los bosques, Cesefor, Fafcyle, propiedad forestal

La Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (Fafcyle) pide a los partidos políticos de Castilla y León apostar de una manera indudable por el sector forestal. Para ello propone un pacto por los bosques, un acuerdo que permita el cumplimiento del Plan Forestal Regional y que sea un legado para las siguientes generaciones. La Comunidad de Castilla y León es la mayor de Europa en superficie de uso forestal y apostar por el sector forestal significaría riqueza económica y medioambiental.

Esta Federación quiere mandar un mensaje rotundo a los representantes de los ciudadanos en las instituciones políticas de Castilla y León. “Necesitamos un pacto por los bosques -afirma el presidente de Fafcyle, Jesús Pestaña-  El sector forestal ha sido considerado como estratégico por la Agencia De Desarrollo Regional, dependiente del Gobierno Autonómico, pero sigue sin estar de facto en la agenda política ni dotado del presupuesto que su desarrollo necesita. Tenemos -continúa- un grave problema de despoblación, y el sector forestal puede ser un recurso muy importante para suavizar el abandono del entorno rural”. 

Fafcyle considera que los propietarios forestales, a quienes la organización representa, necesitarían que se tomaran una serie de medidas que ahora mismo no están cubiertas y son muy importantes para el desarrollo del sector forestal. La organización alude a problemas de base como el reparto de fondos de la  Política Agraria Común Europea. “En estos momentos -explica Pestaña- el sector forestal sólo se beneficia del 2,25 % de la PAC, lo cual es a todas luces insuficiente”. A nivel regional, la Federación pide una Consejería propia, o la inversión pública necesaria para sacar adelante proyectos tan importantes como planes de gestión en más masas forestales, medidas fiscales para incentivar la gestión forestal, un programa de promoción del sector forestal con aprovechamientos, productos y servicios.

La conservación de los bosques pasa necesariamente por aumentar su rentabilidad en términos económicos y, sobre todo, por que esa rentabilidad revierta en los habitantes de las zonas rurales. Consecuentemente, apuntan desde Fafcyle, "se necesita un reconocimiento social y una apuesta política del bosque como el principal valor que tenemos en nuestra región para afrontar los retos del cambio climático, la transición energética y la salvaguarda de nuestros ecosistemas; y por tanto, abordar seriamente la producción forestal como una producción primaria con todas sus particularidades, pero también con todos sus derechos".