El proyecto SUDOE Energy Push mejorará la eficiencia energética de las viviendas sociales

A finales del pasado año se puso en marcha el proyecto europeo Sudoe ‘Energy Push', busca mejorar la eficiencia energética de las viviendas sociales y combatir la pobreza de los sectores de población más vulnerables, y para ello comenzará aplicando las innovaciones energéticas en un edificio que servirá de proyecto piloto para analizar la eficacia de las medidas previstas.

El objetivo principal es concienciar del doble beneficio que supone mejorar el comportamiento térmico de los edificios, por una parte al reducir los consumos y emisiones, y por otra, al mejorar el confort en el ambiente interior de la vivienda. En definitiva, 'Energy Push' pretende establecer unos trabajos de referencia para aumentar la eficiencia energética de las construcciones públicas y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos menos favorecidos.

Los trabajos girarán en torno a una solución que permita combinar y optimizar la metodología BIM (Building Information Modeling), consistente en la experimentación a través de maquetas, los principios NZEB (Nearly Zero Energy Buildings), referidos a los edificios con escaso consumo de energía para el mantenimiento de las condiciones ideales de temperatura, y las energías renovables innovadoras, como la tecnología de pilas de combustible alimentadas por hidrógeno.

El proyecto acaba de lanzar este enero su primer newsletter, que puede consultarse en español, francés y portugués

Sudoe ‘Energy Push’ está liderado y coordinado por la Consejería cántabra de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, a través de la Fundación CTL. Con un plazo de ejecución de 36 meses, el proyecto dispone de un presupuesto inicial de 1.849.943 euros, de los que el 75% será financiado a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y cuenta con socios como la Consejería de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo a través de GESVICAN, y la Universidad de Cantabria, a través del Departamento de Ingenierías Química y Biomolecular de la Escuela de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación.

Además, en la iniciativa participan entidades de otras regiones españolas, francesas y portuguesas, formando un consorcio de carácter multidisciplinar, en el que figuran la Agencia de Vivienda de Andalucía, el Centro Tecnológico de Medio Ambiente de la Región de Murcia, la Agencia Nacional de Energía de Portugal, la Universidad de Oporto, la Agencia de Energía de Burdeos y la Girond, así como las empresas francesas TIPEE y CARBONE, especialistas en arquitectura ecológica.