El proyecto LIFE+ Desmania colaborará con los regantes de las zonas de montaña para garantizar el caudal de los ríos durante la época de mayor estiaje

El uso abusivo del agua puede llegar a secar  algunos ríos, hecho que puede afectar de manera decisiva a la supervivencia del desmán ibérico.

El proyecto LIFE+ Programa de conservación y recuperación del Desmán Ibérico y su hábitat en Castilla y León y Extremadura (LIFE+ Desmania) pretende mejorar su estado de conservación y el de su hábitat, promover la educación ambiental y fomentar la sensibilización y participación de la sociedad.

Dentro del marco de acciones de este proyecto, se van a iniciar contactos con los  regantes y usuarios del agua en los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) de las cabeceras de los ríos de montaña, con el objeto de evitar afecciones irreversibles para la biodiversidad motivadas por la disminución del caudal de los ríos por debajo de su caudal ecológico.

Las detracciones y aprovechamientos de agua en ciertos cauces pueden llegar a ocasionar que los caudales disminuyan durante la época de máximo estiaje por debajo del caudal mínimo ecológico. En algunos casos, puede llegar a secar completamente el cauce. Estas situaciones se agravan considerablemente en áreas de influencia mediterránea donde los daños para la biodiversidad en los ríos son mayores. Por ello, la colaboración de los usuarios del recurso agua es imprescindible, y es a éstos últimos a los que se les dirigirá está acción, facilitándoles los medios técnicos y materiales adecuados para conseguir evitar que algunos cauces se queden con caudales por debajo del mínimo ecológico.

Una de las especies que puede verse afectada por la  carencia de agua es el desmán ibérico, el cual precisa de un caudal mínimo para su supervivencia. Esta joya de nuestros ríos, considerada como un gran bioindicador, está incluido dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas en la categoría de VULNERABLE, salvo las poblaciones del Sistema Central que figura EN PELIGRO DE EXTINCIÓN.

El inicio de la acción se desarrollará en León, extendiéndose posteriormente al resto de las provincias del proyecto, y en ella van a colaborar técnicos de la Junta de Castilla y León, Cesefor y Confederación Hidrográfica del Duero, cuestión que pone de manifiesto la colaboración y el compromiso de las entidades que participan en la conservación y recuperación del desmán ibérico.

LIFE+ Desmania

El desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) es un pequeño mamífero insectívoro semiacuático que se distribuye por la mitad septentrional de la Península Ibérica, desde el tercio norte de Portugal hasta Pirineos (incluyendo las vertientes francesas y andorranas). La mayor parte de su población mundial está presente en territorio español, si bien se trata principalmente de núcleos fragmentados y aislados entre sí.

Las poblaciones del Sistema Central han sufrido un serio retroceso en las últimas décadas con la constatación de extinciones locales. Las principales amenazas que afectan al desmán ibérico tienen que ver con causas que llevan a la degradación y fragmentación de su hábitat, y que son principalmente de origen antrópico como la contaminación de las aguas, las detracciones ilegales o incontroladas, la degradación de los bosques de ribera, la presencia o creación de barreras artificiales y la expansión del visón americano.

Con el objetivo de contribuir a su conservación, se ha puesto en marcha el proyecto LIFE11/NAT/ES/691  Programa de conservación y recuperación de Galemys pyrenaicus y su hábitat en Castilla y León y Extremadura (LIFE + Desmania).

El proyecto, cofinanciado al 50% por la Comisión Europea en el marco del programa LIFE+, se desarrollará entre 2012 y 2016 en áreas Red Natura 2000 de las provincias de Ávila, Palencia, León, Zamora, Salamanca y Cáceres. Está coordinado por la Fundación Biodiversidad y cuenta como socios con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Junta de Castilla y León, la Junta de Extremadura, CESEFOR, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, SOMACYL y Tragsatec. Participan como cofinanciadores el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan y la Mancomunidad de Municipios del Sur de León y cuenta con el apoyo de las Confederaciones Hidrográficas del Miño-Sil, Tajo y Duero, centros de investigación y asociaciones de pescadores.