El presidente de FEIM apunta que "el COVID-19 tendrá un impacto perfectamente superable por la cadena de valor forestal”

El presidente de la Federación Española de Industrias de la Madera (FEIM) y de la Asociación de Fabricantes de Paletas y Productos de Madera para la Manutención (FARPOMA), Eduardo Márquez, se ha referido al escenario presente y futuro del sector de la madera, desde una perspectiva empresarial, en un comunicado en lanzada ante la decisión gubernamental del parón en una gran parte de la actividad industrial y comercial del sector de la madera, situación en la que por el momento sólo se produce y distribuye lo que el mercado demanda: esencialmente palets y embalajes para alimentos, consumibles para el hogar y material sanitario y farmacéutico.

El comunicado, disponible íntegro aquí, cierra con algunas reflexiones de Márquez sobre el sector, y sobre las posibles consecuencias de la pandemia:

"En el sector del embalaje, habrá pérdida de mercado y pérdida de volumen de negocio este año; afectando sobre todo a los productos que se exportan a Estados Unidos y, en menor medida, a Europa. El impacto global no será muy grande.

En el sector de la madera para la construcción, el impacto dependerá del grado de demora o cancelación de obras nuevas (insistimos: las obras que están iniciadas, se van a terminar).

Y en el sector de la carpintería industrial, el impacto mayor va a ser también para la exportación al mercado americano, y también para el producto para rehabilitación del sector terciario (turismo) y del sector doméstico. Esto es, de aquellos hoteles que incluían en sus proyectos de renovación productos de madera o derivados de la madera. La demanda en este segmento va a frenar, porque el impacto de la pandemia en este sector ha sido brutal. También otra parte de lo que se iba a renovar en vivienda (renovación de puertas, ventanas, suelos, escaleras...). Con todo, el contract o decoración generalizada del sector terciario será una de las actividades más afectadas por la crisis que viene. Hasta que no se vea el horizonte claramente despejado, y Europa no garantice que los países del sur van a tener ayudas para poder continuar.

En la cadena de valor forestal el impacto que va a tener la pandemia del Covid-19 va a ser perfectamente superable. Habrá un impacto, en unos sitios mayor, en otros menor, pero no generará una adversidad insuperable. Esto es, el temible rosario de empresas que empiezan a cerrar. Dure lo que dure la crisis, una parte importante de la cadena va a mantener la actividad".