El desmán ibérico, protagonista en una de las sesiones de las jornadas del LIFE Miera

Del 7 al 10 de junio se ha celebrado la II Semana LIFE Miera, organizada por Fundación Naturaleza y Hombre, con el objetivo es dar a conocer los valores ambientales de la cuenca de ese río cántabro y los problemas a los que se enfrenta entre expertos naturalistas y también entre los ciudadanos interesados, en particular los habitantes de la zona.
 
En ese marco, y entre otros temas, se abordó la presencia del desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) con una presentación del proyecto LIFE Desmania, y una conferencia sobre la distribución actual y futura del desmán ibérico y medidas de gestión de hábitat adecuadas para albergar la especie.
 
A pesar de la notable regresión – un 68 %- que ha experimentado el desmán ibérico, uno de los mamíferos más amenazados de la fauna europea, que habita en las proximidades de regatos y pequeños cursos fluviales, todavía queda un horizonte de esperanza en las montañas cantábricas. Dónde aún se mantiene una población saludable de este pequeño mamífero, similar a un topo pero con un inconfundible morro por su parecido a una trompeta.
 
Trabaja en ello el proyecto LIFE Desmanía, presentado por su coordinadora, Rocío Gallego, en la segunda de las jornadas que la II Semana LIFE Miera ha desarrollado en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y que coordina la Fundación Naturaleza y Hombre. Así celebra el 25 aniversario de los proyectos LIFE y la creación de la Red Natura 2000 enmarcándolos dentro de las acciones de divulgación de su proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera actualmente en desarrollo de su fase final.
 
Su estrategia de conservación se basa en un objetivo esencial como es proteger el hábitat del desmán ibérico; entre otras efectivas medidas como la creación de puertos estivales, para evitar los problemas de déficit hídrico por el estiaje. Para recuperar el entorno en el que se desenvuelve el desmán, se protegerá la vegetación de ribera con tratamientos selvícolas de tal modo que entre la luz hasta el curso fluvial, ascienda la temperatura con ello, y facilite una mayor presencia de microinvertebrados de los que se alimenta.
 
Una de las principales amenazas a las que se enfrenta el desmán ibérico es la extendida presencia del visón americano que ya se desenvuelve ampliamente por Castilla y León y, según todos los indicios, avanza hacia el norte peninsular.