Los satélites detectan un brusco aumento de la explotación forestal en Europa